El periodismo garantiza la continuidad del modelo.

Macri junto a Lagarde.
Macri junto a Lagarde.

Quiero contarles algo. Quizá me esté repitiendo, una y otra vez, pero es demasiado importante dejar en claro este concepto: Macri no se equivoca, no es ni un tonto ni un bruto, ni él ni sus ministros cometen errores. Alguien me dirá que esto ya lo sabemos todos, otros dirán que estoy exagerando. Puede ser, pero también puede ser que no, y al juzgar por el tratamiento mediático de las distintas medidas tomadas por el gobierno, me estaría decantando por la segunda opción. Los periodistas más prestigiosos de los medios “opositores” con mayor alcance parecen ser los primeros en no haberse enterado de que éste es el plan de gobierno que el frente Cambiemos vino a implementar, y no una sumatoria de improvisaciones alocadas. Y quiero pensar eso, porque sino tendría que pensar que en realidad son cómplices o simples colaboracionistas de los poderes coloniales que hoy están saqueando al país a través del ‘macrismo’ -y, por qué no, también de su oposición-. 

Quizás -y estoy especulando, aclaro-, los medios de masas tengan un particular interés en instalar esta falsa idea de la ineptitud gubernamental, entendiendo que los principales financistas del mundo editorial y audiovisual forman parte del selecto sector de beneficiados por las actuales políticas de Estado. La oligarquía terrateniente y agro-exportadora, las transnacionales que usurpan nuestros recursos, la banca y el sector financiero, y la “patria contratista” son los principales pautantes de la radio, la televisión y los diarios, sean estos la voz del oficialismo o de la “oposición”, y también son los sectores puntuales a los que el ‘macrismo’ le ha proporcionado rentabilidades exorbitantes, por lo que se podría decir que son sus jefes, los que delinearon al detalle este plan económico liberal, globalista y delincuente: los dueños del país. Y es que resulta necesario entender que ni Macri, ni Marcos Peña, ni Aranguren o Bullrich son la oligarquía propiamente dicha, si es que apenas llegan a ser sus mucamos, sus cadetes, los que ponen la cara en la defensa de sus privilegios de clase.

El anuncio del gobierno de volver a manguearle al FMI cierra un círculo que comenzó a dibujarse el 21 de diciembre del año 2001. A partir de entonces, todas y cada una de las medidas impulsadas por los distintos gobiernos han abonado este camino, incluso aquellas que parecían alejarnos del yugo cruel de este oscuro organismo multilateral de créditos; como Neo volviendo al Arquitecto.
Macri se va a ir, pero… ¿Cuáles serán las opciones que nos aguardan en el sucio juego de la democracia burguesa? ¿La profundización del saqueo o el regreso al “neoliberalismo con conciencia social”? ¿Tan igual dá la suerte de los trabajadores argentinos que nos obligan a elegir entre malo y peor? ¿O será que la gravedad de los inconfesables intereses de las castas dominantes nos condenan a orbitar la continuidad del modelo?
Nos esperen ni milagros ni helicópteros, Macri terminará su mandato con normalidad y hará el traspaso presidencial o se posesionará por un nuevo periodo (como lo auguran las más serias encuestadoras), y es que el 2001 fue una prueba; ahora ya saben hasta dónde y cuanto tiempo tienen que hundirnos sus mugrosos dedos sin que el pueblo en su conjunto se subleve. Mientras tanto, la condescendencia de los medios masivos de comunicación y el periodismo garantizan la continuidad del modelo.

Es por esto que la consigna que reza “Hay 2019”, más que darme esperanzas, me produce pánico. El mensaje es muy claro, y no es para nosotros, sino para ellos: hay 2019, gane quien gane (la derecha liberal recalcitrante o el neoliberalismo progresista y con conciencia social), el saqueo amparado en la institucionalidad burocrática y burguesa está garantizado. Habrá gobernabilidad y luz verde para el delito sea quién sea que ocupe el sillón de Rivadavia. Para nosotros, la clase trabajadora, no hay 2019, y ni siquiera hay mañana. Hoy sobrevivimos; todos los días, hoy sobrevivimos.

Por: Nicolás Escribá
Periodista profesional MN 14.779

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*