Entrevista con Milagro Sala.

Entrevista exclusiva con Milagro Sala - Revista Insomnio.
Entrevista exclusiva con Milagro Sala - Revista Insomnio.

Revista Insomnio: ¿Cuál es, actualmente, tu estado de salud? En ese sentido ¿Se encuentran cubiertas tus necesidades básicas más allá del contexto de la prisión domiciliaria?

Milagro Sala: Yo sigo teniendo problemas de hígado graso, y también tengo problemas de colon irritable. Hace cosa de dos semanas tuvimos un problema con el Servicio Penitenciario; tenía que hacerme un estudio de colonoscopía para el cual era necesario que me quitasen la pulsera pero, al momento de realizarlo, no se hizo presente el personal del Patronato, y el oficial que estaba a cargo no quiso realizar los urgentes trámites necesarios para seguir adelante con la excusa de que se encontraba sobrecargado de trabajo. Finalmente, debieron suspenderme los estudios ese día, y tuve que esperar una semana más para que el Servicio Penitenciario y el Patronato (que depende de dicho organismo) se pusiesen de acuerdo y lo autorizaran.
Lamentablemente estoy viviendo estas situaciones en las que no se ponen de acuerdo ni los jueces, ni el Patronato ni el Servicio Penitenciario a la hora de autorizarme la realización de estudios médicos; esto se ha convertido en un asunto muy irritante ya que, cuando uno está con dolores abdominales/malestar estomacal o cualquier otro problema de salud, queda librado a la “buena voluntad” de los jueces y del Servicio Penitenciario a la hora de autorizar que a uno le realicen estudios o le receten la medicación.

RI: Este tipo de trato por parte del Poder Judicial y el Servicio Penitenciario ¿Se da de manera constante?

MS: Sí. Lamentablemente, además del problema de las autorizaciones, cada vez que debo trasladarme para recibir atención médica o realizarme algún estudio, voy rodeada de policías y personal del Servicio Penitenciario. Esto es algo que me molesta mucho ya que me tratan como si yo fuera la peor de las delincuentes o la mujer más peligrosa que existe en este mundo; no puede ser que en cada traslado, además de los policías de civil que me acompañan, vengan cerca de 10 policías con la pistola 9mm al costado de la cintura y otros 3 elementos del Servicio Penitenciario. Creo que tengo más custodia que Bin Laden o “El Chapo” Guzmán.
A su vez, en la puerta de mi casa, tengo 6 policías; en una esquina tengo 5 o 6 policías de civil, en la otra esquina también, al igual que hay más policías dentro de un auto marca Ford estacionado en un pasaje que se encuentra atrás de mi casa. Ni los genocidas condenados, de la última dictadura CÍVICO-militar, se encuentran tan rodeados de policía como estoy yo.

RI: Incluso, el gasto público que dicho operativo policial conlleva en una provincia con tantas necesidades como lo es Jujuy, no se justifica…

MS: No, no se justifica. Además, en mi situación, no podría ser tan irresponsable como para evadir ninguna de las condiciones que me impone el juzgado. Pero, lo que más me indigna, es que me traten como si yo fuera la peor de las delincuentes; continuamente me llaman del Patronato para saber qué estoy haciendo, o si estoy o no estoy adentro de la casa, y muchas veces me preguntan qué hago afuera de la casa cuando en realidad yo estoy adentro, por lo cual tengo que salir a la puerta para avisarle al encargado de la Brigada de Investigación -porque la camioneta está estacionada justo en la puerta- que estoy adentro.

RI: A ocho días de la asunción presidencial de Alberto Fernández ¿Cuáles son las expectativas que te genera el nuevo gobierno y el futuro del país?

MS: Muchísimas. El país hoy está en decadencia, con niveles muy altos de pobreza y desocupación y niveles muy bajos de acceso a la salud y a la educación, a la vez que lo han endeudado enormemente; por eso, con Alberto y Cristina, uno tiene muchas expectativas de que las cosas cambien en el país y eso ha quedado. Eso, creo que ha quedado muy claro en las palabras de nuestro querido Alberto la semana pasada, cuando le preguntaron qué hará con la deuda con el FMI y contestó que primero va a trabajar en la reactivación del mercado interno y la economía Argentina y así solucionar los problemas de los que menos tienen.

RI: En lo que respecta particularmente a tu situación; tras los “guiños” hechos por Gerardo Morales a Alberto Fernández durante la 25° Conferencia de la UIA, y teniendo en cuenta lo expresado por este último con relación a tu condición de presa política abogando por tu pronta liberación ¿Crees que existe la posibilidad de que se abra alguna “puerta” para el cese o, por lo menos, una tregua en esta persecución judicial que se está llevando a cabo en tu contra?

MS: La verdad, no se; Gerardo Morales es tan ambiguo que, en realidad, no puede saberse qué esperar de él. Por otro lado, yo creo que eso es un asunto que corresponde al Poder Judicial.

RI: En ese sentido; el abogado defensor de Cesar Milani, unos días antes de su absolución por parte del TOF de Tucumán, comparó en una entrevista la situación de su defendido con la tuya, en tanto que ambos (Milani y Vos) “son víctimas de una persecución judicial basada en engendros jurídicos y totalmente al margen de la ley” ¿Estás de acuerdo con estas afirmaciones?

MS: Si, algo he leído, pero te voy a insistir: esto es una cuestión judicial en la que entienden los abogados, los fiscales y los jueces; yo sólo se que soy una presa política, que me armaron las causas, se que me han condenado en causas en las que muchos testigos fueron pagados o extorsionados para declarar en contra de mi persona y de los compañeros que también están presos en este momento. Ha quedado comprobado que todas las causas fueron armadas, y que la mayoría de los “testigos” tienen cargos en el Senado o en el Gobierno Provincial si no es que son funcionarios de Gerardo Morales o bien reciben algún tipo de subsidio de manera constante. Si fueran testigos reales, no tendrían tantos beneficios como los que les otorga Morales…

RI: Muchos expertos en los menesteres legales a los cuales he consultado, me han afirmado que -por ejemplo- la causa denominada “Pibes Villeros” se encuentra plagada de irregularidades…

MS: Sí, eso mismo es lo que han dicho numerosos abogados de todo el país que han seguido el juicio, que esta causa no tienen sostén. Lamentablemente han utilizado a Jujuy como un “laboratorio de pruebas”, y me han usado a mí y a nuestra organización para dar un ejemplo con el que disciplinar a los opositores; además, no hay que olvidar que en Argentina hay más de 66 presos políticos. Esta persecución también se ha extendido por todo Latinoamérica, expresado en el golpe de Estado contra Evo el Bolivia o en la encarcelación de Lula…

RI: ¿Cómo es la situación actual de la Organización Tupac Amarú, y de la inmensa obra social que supo realizar en Jujuy antes de la llegada de Gerardo Morales al Gobierno Provincial? Tras el comienzo de la persecución judicial en tu contra y tu posterior encarcelamiento ¿Han logrado sostenerse las conquistas alcanzadas o se ha dado algún tipo de retroceso en ese sentido?

MS: El gobierno de Morales intervino todas las obras nuestras, arrasó con todas fábricas y lo que no pudo arrasar o quitarnos por la vía legal lo mandó a saquear y destruir. Además de esto, ha dejado en la calle a un montón de trabajadores de nuestras fábricas textiles, que antes de su gobierno tenían alrededor de 300 trabajadores trabajando en 3 turnos diarios de los cuales han quedado sólo 22.
Sin embargo, el trabajo de la militancia sigue firme; los compañeros están trabajando en los centros comunitarios y las copas de leche, trabajo que sostienen vendiendo empanadas y bollos que cocinan en los hornos comunitarios, y así poder mantener a los niños. Hoy estamos sosteniendo, en toda la provincia, más de 300 copas de leche, y a pesar de todo estamos militando y los compañeros siguen trabajando.

Por: Nicolás Escribá
Periodista profesional MN 14.779

1 Comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*