«Nico fue un laburante más, víctima del sistema capitalista».

Nicolás Silva
Mural homenaje a Nico Silva

A Núñez, desde hace ya casi un año, le falta uno de sus hijos predilectos. Y esta ausencia se viene sintiendo profunda y constante en el día a día de aquellos que viven y aman a este barrio. Nico nos duele todo el tiempo, en la calle, en la unidad básica, en la tribuna o el gimnasio del club. Fue -y seguirá siendo-, sin lugar a dudas, uno de los grandes protagonistas de este, el rincón más hermoso de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Yo tuve la suerte de conocerlo personalmente. La primera vez que lo ví fue a principios del año 2012, cuando llevaba un tiempo ya militando en la Agrupación Markitos Zuker. El vivía al lado de la unidad básica, y siempre pasaba a saludar a los muchachos. Con el correr de los meses fui entablando una fuerte amistad con Maxi, su hermano. Cómo aún no nos conocíamos bien, Nico sólo me dirigía la palabra para el saludo y solía mirarme con un cierto dejo de desprecio, como quien estudia a un espécimen que poco le agrada. Aún así, jamás me faltó el respeto de forma alguna hasta que, mes a mes y año a año nuestra relación se volvió cordial y amistosa.
Cuando publiqué la segunda entrega de La Subjetiva (revista independiente editada entre 2014 y 2015) con el Gauchito Gil en la tapa, Nico fue uno de los primeros en pedirme un ejemplar. Se lo entregué en mano y, tras unos días, me escribió un emotivo mensaje vía facebook felicitándome por el trabajo y la crónica sobre el santo milagroso.
Aquella mañana de octubre me levanté temprano para ir a trabajar. Me ganaba la vida como mensajero en moto. Prendí la televisión para desayunar y quedé petrificado al ver el graf de C5N. Un tal Nicolás Silva, “arbolito” de profesión, se encontraba desaparecido. Su mujer hablaba frente a la cámara pero no podía concentrarme para escucharla. Inmediatamente busqué mi teléfono y al revisar los mensajes de whatsapp confirmé mi oscura sospecha: aquel Nicolás Silva desaparecido era, en efecto, nuestro Nicolás Silva.
Tras un mes y medio de desgastante incertidumbre, búsqueda y cortes de calle, se cristalizó el peor de los escenarios posibles, apareciendo su cuerpo en un departamento al que la policía ya había visitado en varias oportunidades. El asesino cayó poco después tras intentar suicidarse en una pensión. Aún así, todavía quedan muchas dudas al rededor del caso y, lo más importante: una familia esperando justicia.


Revista Insomnio: Durante la preparación de la entrevista hice el ejercicio de ver, día a día, la cobertura que los medios masivos le otorgaron a la desaparición de Nico, y noté algo muy curioso: los primeros días, hablaban de Nico como “el arbolito”, luego de que se supo que era hincha de Defensores de Belgrano, se hablaba de él como “el barra brava”. Con el correr de los días se habló de adicciones, y sin decirlo lo hacían ver a Nico como un drogadicto (además de barra-brava) y esbozaron teorías absurdas en las que Nico se fugaba con el dinero para encerrarse en una villa a drogarse desenfrenadamente. A partir de cierto momento, no se si los productores periodísticos de aquellos programas se dieron cuenta de que estaban criminalizando a la victima, pero empezaron a llamarlo “el financista”. De esta manera, entiendo yo que no cumplieron su labor a la hora de contar quién era la víctima. Por eso quiero preguntarte: ¿Quién era Nicolás Silva?


Maximiliano Silva: Nico era mi hermano. Un padre de familia, un hermano, un hijo, un sobrino, un nieto. Un laburante más, víctima del sistema capitalista; porque, laburás 12, te comen 4, te quedan 6 en mano, pagás un alquiler y te quedan 2 para vivir, comida, impuestos, etc…
¡Era un PADRE! Estaba con su nena… no le jodía la vida a nadie… muchos de los periodistas que opinaban sobre el trabajo de Nico luego le iban a comprar dólares ‘por izquierda’.
Nico era mi mejor amigo… mi hermano… me dejó un vacío enorme, pero bueno… hay que seguir adelante…


RI: ¿Cómo era la relación con el Club Atlético Defensores de Belgrano?


MS: Un hincha nada más, no era de la “barra” como se dijo. Estaba a cargo de la Comisión de Deportes de Contacto. Era un pibe que estaba armando su carrera; quería ser profesor de Muay Thai…


RI: ¿Cómo avanza la causa?


MS: Va avanzando bastante…


RI: ¿Quién lleva la causa?


MS: Antes estaba con el Dr. Conlazo Zavalia , y ahora la pasaron a manos de otros jueces, pero tampoco la estoy siguiendo bien de cerca porque ese asunto lo manejan mi mamá y mi cuñada; pero, el fiscal es Campagnoli -por ahora-, él ya recibió a mi mamá y se pusieron a hablar como correspondía, porque -en principio- él no quería recibir a nadie. En mi opinión, como se avecinaban las elecciones le prestaron un poco de importancia. Repito, es mi opinión.


RI: ¿Cómo evaluás el desempeño del fiscal?


MS: No pude leer la causa, pero tengo entendido que está trabajando bastante bien.


RI: Reconstruyamos la historia… ¿Qué día, puntualmente, desaparece Nico?


MS: El 4 de octubre del año pasado (NdR: 2016). Yo me entero a eso de las 16/16:30Hs. Tengo entendido que deja de tener contacto con su mujer entre las 11 y las 12 del mediodía. A partir de ahí empezamos a vivir una odisea que duró cuarenta y cinco días (si no me equivoco) de búsqueda.


RI: Al principio de barajaban varias hipótesis tales como secuestro, internas de la “mesa de dinero” de la barra brava de Boca, problemas con la barra brava de Independiente debido a su parentesco con algún integrante y algos mensajes en las redes sociales de por medio… ¿Cómo se fue desarrollando la búsqueda?


MS: 
Bueno, la psicosis que generó la desaparición de mi hermano propició la búsqueda de esos eslabones que eran los más fáciles, porque lo más fácil es echarle la culpa a la víctima y a sus circunstancias. La realidad es que se investigó mal. Finalmente el asesino fue un empleado de seguridad privada perteneciente a una empresa llamada Gruspa S.R.L. El hombre cumplía su jornada en la agencia de noticias estatal Telam. La esposa y -presunta- cómplice del asesino trabajaba en la parte de informática del Ministerio de Economía, que en ese momento estaba a cargo de Prat Gay. No estoy diciendo que él haya tenido que ver en nada. Ni bien se enteraron de lo que estaba pasando la echaron.
La policía fue en varias ocasiones al domicilio de este matrimonio, en principio juzgaron que él no podía ser el asesino porque parecía un hombre “bueno”, de familia y con hijos. Pero, hablando con criminalistas, me dijeron que se investigó mal. Nunca se tuvo en cuenta que esta persona fue la última en ver a Nico con vida, tendrían que haberlo detenido desde el primer momento para que no entorpeciera la investigación. Tengo entendido que en varios ocasiones hicieron inspección ocular en su departamento (NdR: dónde el cuerpo sin vida de Nicolás Silva permaneció desde el día mismo de su desaparición) y nunca pudieron encontrar indicios de que allí se encontraba Nico, quizás porque iban moviendo el cuerpo dentro de la mismo departamento cada vez que subía la policía. Llegaron a pintar las paredes y cambiar los tapizados… no se, fue todo muy raro. Un cuerpo descomponiéndose durante cuarenta y cinco días adentro de una vivienda y que no hayan entrado con perros, que no sintieran el olor, que el juez les creyera… cuando tenían a los vecinos quejándose del mal olor y las filtraciones de “jugo cadavérico”, que tiene sus particularidades. Cuando fuí a reconocer el cuerpo de Nico, si bien la morgue es un lugar abierto, ventilado y refrigerado; el olor a muerto y a putrefacción está. Y tuve que reconocerlo por un tatuaje que tenía en la pierna porque la cara estaba irreconocible ya que los gusanos se la comieron. Tenía dos bolsas en la cabeza y se descompuso rápido.


RI: Algunas personas apuntan a los dueños de la financiera para la que Nico trabajaba ¿Podría existir complicidad de parte de ellos para con el asesino?


MS: No. Ellos se hacen cargo como corresponde. Yo creo que mi hermano fue realizar la operación cambiaria porque a alguien conocía. Él no te cambiaba dinero si no te conocía. Trabajaba con dinero, tomaba sus precauciones. En ese trabajo estás expuesto. Él fue a ver a un cliente conocido, y los dueños de la financiera no se van a hacer robar a propósito porque ese dinero no se encontraba asegurado.


RI: Para vos ¿El asesino actuó en soledad?


MS: No creo. Campagnoli le contó a mi madre que Nico era más fornido que su asesino y que, aparentemente, luego de que éste lo apuñalara por la espalda Nico logro emprenderle a golpes.


RI: ¿Podría haber sido la pareja del asesino?


MS: No se.


RI: ¿Crees que el móvil del asesinato fue realmente el robo?


MS: Podría ser o podría ser que no… por lo que veo lo asesinaron con saña.


RI: ¿Cómo crees que va a seguir esto?


MS: Está para la justicia del hombre. De la divina no nos salvamos, eso seguro.


RI: Hablemos de Nico como ser humano. ¿Qué cosas y recuerdos lindos te dejó?


MS: Nico me dejó una sobrina que es hermosa y es genial. Dos días antes de su homicidio mi hijo (su sobrino) cumplía años y Nico vino a cocinarle unos ravioles, y había quedado en traerle el regalo, algo que nunca pudo pasar…
Nico era y es muy querido en nuestro barrio (NdR: barrio de Núñez, Capital Federal). Con sus defectos, como toda persona; fue un buen tío, un buen padre, un buen tipo que siempre te daba una mano…

Por: Nicolás Escribá
Periodista profesional MN 14.779

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*