Notre Dame: Más allá del humo y las cenizas.

La “aguja” de la Catedral se deshace en medio de una densa y brillante columna de fuego mientras las cámaras transmiten las imágenes de la calamidad en vivo y en directo para todo el mundo. Por varias y largas horas, las ascuas y el humo que invaden los flancos del ‘hogar de Cuasimodo’ se convertirán en el tema excluyente dentro la agenda que los medios masivos de comunicación le imponen a la ‘opinión pública’. Absolutamente nadie será capaz de escapar al incendio de Notre Dame, independientemente del nivel de interés que el hecho nos pudiera generar; todos aquellos que, tras caer la tarde del lunes 15 de abril en París, hemos tenido contacto ya sea con un televisor, una radio, un celular o una computadora; fuimos anoticiados del suceso. 

Al tiempo que los verdaderos expertos se avocaban a la paciente labor de analizar seria, sobria y concienzudamente lo acontecido y su contexto; cámaras y micrófonos alrededor del globo fueron testigos de un interminable e hilarante -cuando no vergonzoso- desfile de conductores, presentadores, divulgadores, especialistas y pretendidos, dudosos ‘analistas internacionales’, corresponsales y opinólogos de toda calaña -y ámbito- barrenando temerarios las olas de un convulso océano de informaciones, contra-informaciones y desinformaciones. Entre el chiste fácil, el alarmismo injustificado y algo oligofrénico, retorcidas y surrealistas teorías conspirativas, incoherente satisfacción por la destrucción de “un símbolo del occidente cristiano, opresor y genocida” o la indiferencia exagerada (ya sea como expresión de una superficial postura de rebeldía y transgresión, o nacida del nihilismo imbécil que impera en nuestros días); el ardiente siniestro parisino ha servido para reflejar -en mayor o menor medida- los elevados niveles de subnormalidad a los que hemos sabido llegar como sociedad.

A más de un mes de ocurrido, el suceso que supo acaparar durante días casi la exclusividad de la atención mediática a nivel mundial, ya no figura ni siquiera en las últimas páginas de los periódicos y el reporte de novedades es -por demás- escaso. La ‘vorágine informativa’ y su frenesí duraron lo que un suspiro y, en menos de una semana, el asunto pasó a un virtual olvido; pero no sin dejar sobre la huella de su efímero tránsito mediático una considerable cantidad de ‘tela para cortar’. Se vomitaron teorías en todas y cada una de las direcciones posibles; atentados terroristas, vandalismo juvenil, sectas satánicas, colectivos anticlericales, accidentes fortuitos, negligencias varias, mensajes divinos, motivaciones políticas, amenazas mafiosas, lucrativos negocios inmobiliarios; todas estas cosas, ya sea por separado, juntas o en parejas, fueron las ‘estrellas’ destacadas en las elucubraciones de según qué especialistas y “especialistas”. Lo cierto que existen piezas que no terminan de encajar correctamente, sospechosas coincidencias, extrañas conexiones y datos curiosos que constituyen motivo suficiente como para dudar -en forma total o parcial- de uno o varios de los aspectos que hacen a la “versión oficial”. Y ojo, cuando digo que existen razones que invitan a intuir la presencia de cuestiones que trascienden a las explicaciones brindadas por las autoridades correspondientes, no estoy justificando el delirio de uno pocos indigentes o discapacitados intelectuales ni el intento de generar un -pequeño- foco de ‘histeria colectiva’ por parte de algunos avivados comerciantes/comunicadores del “misterio” o las “conspiraciones” en aras de aumentar las visitas a sus publicaciones y así maximizar sus ganancias. No obstante, la densa columna de humo que aparentemente rodea los hechos posee ciertas particularidades que propician al desarrollo de diversas especulaciones, cosa que de emprenderse con la responsabilidad necesaria no deja de ser un sano e interesante ejercicio intelectivo.

Antes de comenzar a adentrarnos en el análisis de las distintas hipótesis, vale hacer un repaso por la “versión oficial” difundida a través de la Fiscalía de París, la cual se enfoca en el origen accidental del incendio. El titular de dicho organismo, Rémi Heitz, sostuvo que “Se privilegia la tesis accidental, de un fuego a nivel de la cubierta vinculada a los trabajos de rehabilitación en marcha. No hay nada que indique hasta ahora que se trata de un acto voluntario”. Aún así, también aclaró que las investigaciones serán largas y complejas.(1) En resumen, la hipótesis sobre la que, en su momento, trabajaba la Fiscalía aludía a un posible cortocircuito producido en el sistema eléctrico de los ascensores correspondientes a los andamios que fueron montados para las obras de mantenimiento que allí se estaban realizando.(2) Sin embargo, para las mentes más suspicaces, hablar de una “falla eléctrica” es remitirse a una cuestión meramente mecánica de lo ocurrido, como cuando los médicos forenses aluden a “fallas cardio respiratorias” para explicar -en primera instancia- las causas de un deceso aún cuando se trata de un asesinato y, en definitiva, no resuelve en absoluto el ‘misterio’.Si bien, la teoría del cortocircuito resultaba plausible en un inicio, rápidamente fue descartada debido a la distancia que separaba a los mentados ascensores del punto de origen del incendio. Pero, si esta hipótesis parecía improbable, su alternativa la superó con creces: una colilla de cigarrillos se había convertido en la principal sospechosa. Según informaron varios medios, tras apagado el fuego, los investigadores descubrieron sobre los andamios los restos de lo que fueron siete cigarrillos.(3) Esta nueva ‘línea de investigación’ resultaba más cómoda para las autoridades y el gobierno francés puesto que ahora la culpabilidad se trasladaba de un concepto abstracto como el azar a individuos identificables y, sobre todo, punibles. Y no estoy hablando únicamente de los obreros que incumplieron las normas de seguridad establecidas debido a las dificultades que representaba el hecho de abandonar ‘las alturas’ para fumarse ‘un pucho’ de vez en cuando; la responsabilidad de Le Bras Frères (una de las empresas encargadas de las obras) adquiría nuevas dimensiones y la constructora pasaba a ser investigada bajo la figura de «destrucción involuntaria provocada por fuego».(4) Ni lerdo ni perezoso, el joven Julien Le Bras asumió la defensa mediática de su compañía afirmando a los micrófonos de la cadena de noticias BFM que “fueron respetadas todas las normas de seguridad”. Además, agregó que «Todo lo que puedo decirles por el momento es que cuando se declaró el incendio ninguno de mis empleados estaban ahí», y que «Queremos, más que nadie, que se haga la luz sobre las causas de este drama».(5) Días después (el 24 de abril) sin embargo, Marc Ezkenazi (el ‘portavoz’ de la empresa) confesó que, efectivamente, los trabajadores violaban sistemáticamente la prohibición de fumar que formaba parte de los protocolos de seguridad y que por ello la “la empresa” se “sentía” “arrepentida”. Aún así, negó categóricamente que el incendio pudiera ser producto de un cigarrillo mal apagado: «Cualquier persona que haya intentado alguna vez prender el fuego de una chimenea (sabe que) no pasa gran cosa cuando se lanza una colilla sobre un tronco de roble»; y agregó que «Estaba prohibido fumar en los andamios, pero era un poco complicado bajar porque tomaba tiempo».(6) Tanto Julien Le Bras como Marc Ezkenazi juegan con la lógica a su favor: por un lado, resulta poco probable que la paupérrima brasa de un cigarrillo mal apagado pudiera desencadenar semejante infierno; por el otro, está confirmado que los trabajadores de la empresa finalizaron su jornada laboral, por lo menos, una hora antes del momento en que los investigadores precisan el inicio del incendio. Con respecto a esto último, además, la cronología oficial establecida por la vía de las pericias evidencia la presencia de una serie de irregularidades que bien podrían indicar la existencia de una negligencia deliberada por parte de las autoridades; a lo que debe sumarse, como agravante, el hecho de que las mismas brindaran a la prensa una versión tergiversada de tales pericias: según el informe oficial, los responsables de la catedral avisaron a los bomberos 35 minutos después de ‘disparada’ la primera alarma, y no 20 como afirmaron públicamente. Según una investigación atribuida al semanario satírico Canard enchaîné, la última misa del día dio inicio a las 18:16 Hs, casi al mismo tiempo en que se encendieron las luces del panel de alarma contra incendios del sistema de seguridad instalado en la catedral indicando la presencia de humo en la zona del ático. Cinco minutos después se activó la primera alarma y los presentes fueron evacuados aunque, un rato después, se les invitó a regresar. Por este hecho, los administradores y guardias de Notre Dame culparon a un empleado del centro de control de seguridad (que había sido subcontratado por la consultora Elitys), alegando que los envió a la parte equivocada del ático. La segunda alarma se disparó a las 18:30 Hs y, nuevamente, los presentes fueron evacuados; tanto el administrador como los guardias volvieron al ático localizando el fuego en la base de la “aguja” entre las 18:40 y las 18:50, registrándose el llamado al cuerpo de bomberos a las 18:51. Entre este hecho y el anterior encendido de las luces del panel de alarma contra incendios transcurrieron 35 minutos.(7) Esto no quiere decir que el incendio se pudiera haber evitado pero, como mínimo, significa que las consecuencias pudieran haber sido bastante menores.¿Y qué hay con la empresa Le Bras Frères? No estaría de más indagar un poco acerca del papel desempeñado por la compañía encargada de las obras de restauración de la “aguja”, donde se produjo el incendio, más allá de las declaraciones tanto de su dueño como de su vocero. Como dato curioso debemos citar un antecedente cercano en el tiempo que involucra a la empresa con otro incendio de índole -probablemente- accidental. Se trata del desatado quince días antes y a 250 km del ocurrido en la explanada de París, en una sala de conciertos emplazada en la localidad de Belleville-sur-Meuse donde la empresa estaba encargada de la restauración del envigado de madera perteneciente a la estructura del local. Según indica L’Express, el sistema de seguridad contra incendios era similar al utilizado en Notre Dame, y el fugo fue sofocado rápidamente (en cosa de 10 a 15 minutos) gracias al aviso que un transeúnte dio a las autoridades luego de observar una pequeña columna de humo escapando del techo del inmueble.(8)Le Bras Frères es una empresa “familiar” fundada en 1983 por Louis Le Bras -abuelo del actual gerente- y sus cinco hijos, dedicada al trabajo artesanal de la madera y los metales en sus distintas vertientes, que actualmente cuenta con una fuerza laboral cercana a los 200 operarios. Un sello particular de esta compañía es la exagerada jactancia que realizan acerca de su vasta experiencia en la restauración de edificios y monumentos históricos que les ha valido el mote de “los restauradores de catedrales”, lo que ha dado pie a pretenciosos eslóganes al estilo de «Proteger edificios históricos está en nuestro ADN»; y no les faltan motivos para tal cosa: el Museo del Louvre en París, Arenas de Arles, Prefectura de Lyon y catedrales como Metz, Chartres, Limoges, Chalons sur Saone, The Mans, Verdun o el templo Saint Etienne de Mulhouse, la iglesia Saint Paul de Estrasburgo y diversos castillos como el de Luneville o Montbras han sido algunos de los lugares donde supieron poner a prueba todas sus habilidades.(9) Lo que tampoco les falta, según L’Express, es el dinero: en 2017 su facturación fue de unos 25 millones de Euros.(8) A mediados del 2017 los ‘conservacionistas’ franceses y el Arzobispado lanzaron la alerta sobre el estado de conservación de la gótica catedral e impulsaron al gobierno de Francia al emprendimiento de una campaña de recolección de fondos para comenzar las obras de rehabilitación pertinentes. Según informaba El Confidencial, la meta monetaria consistía en unos 100 millones de Euros, los cuales se pensaba recaudar principalmente del bolsillo de organizaciones benéficas y filantrópicas norteamericanas, y el comienzo de las obras estaba previsto para la primavera del pasado 2018.(10) En este marco aparece Le Bras, como parte de un grupo de cinco empresas, adjudicándose la licitación para la restauración de la ‘famosa’ “aguja”, sin embargo existen imprecisiones al respecto de la información brindada por según qué medio: L’Express, por ejemplo, afirma que “los restauradores de catedrales” obtuvieron el contrato en 2018 por un monto cercano a los 6,5 millones de Dólares; pero otros medios, como MSN, aseguran que dicha contratación se llevó a cabo en 2017 por la módica suma de 3,5 millones de Euros. Lo cierto es que la empresa ni siquiera llegó a comenzar sus trabajos, puesto que hasta el momento solamente había montado los andamios.

No obstante, existe una tercera ‘línea de investigación’ que atribuye las causas del siniestro a las tres campanas situadas en la desaparecida “aguja”. Según esta pista, las mismas se encontraban ‘electrificadas’ desde el año 2012 luego de las obras de renovación del campanario, y sonaron por última vez aquel lunes a las 18:04 Hs, doce minutos antes de la primera alerta arrojada por el detector de humo.(11)

Bien, como indiqué al principio de este reportaje, se barajaron un sin fin de teorías “alternativas” con respecto al verdadero trasfondo de los hechos ocurridos en Notre Dame. Habiendo descartado las más delirantes e irracionales, como las que se refieren a supuestos “rituales masónicos” o extraños e incomprensibles -para nosotros, por supuesto- ‘movimientos de fichas’ en el tablero mundial por parte de los “Illuminati”, repasaremos a continuación algunas de ellas y, apoyándonos en el archivo periodístico, analizaremos sus argumentos a fin de evaluar sus niveles concretos de viabilidad.Uno de los argumentos esgrimidos por aquellos que asumen la existencia de una premeditación recae en el -presunto- simbolismo correspondiente a la fecha en la que se dieron los mismos. Si bien esto pudiera ser un simple fruto del azar, al tratarse del comienzo de la semana de Pascuas -una de las festividades más relevantes de la cultura judeo-cristiana, no pareciera descabellado conjeturar sobre una deliberada sincronía vinculada al accionar de ciertos colectivos dueños de una patente animosidad contra las instituciones religiosas en general y la Iglesia Católica en particular; vinculación que no es gratuita, vale aclarar, porque es aquí donde entra en juego el contexto: Francia vive, desde hace algún tiempo atrás, una ola de vandalismo de carácter anti-cristiano que, sólo en 2018, dejó como saldo 129 hurtos y más de 800 destrozos y profanaciones en iglesias, cementerios y otros lugares de culto. No todos los ataques pueden atribuirse a la vocación de violentos grupos ‘anti-clericales’, y tanto la policía como las autoridades eclesiásticas han logrado establecer una diferencia clara entre los mismos y aquellos que corresponden al ámbito exclusivamente crapuloso. En este sentido, Monseñor Ribadeau Dumas (Secretario General del Episcopado) opinó que “Nuestra sociedad tiene una cierta tendencia a despreciar a la iglesia católica: está en el aire de la época la agresión contra nuestras iglesias, donde los fieles estamos unidos en la comunión en la misma fe”.(12) Además, según el portal Euronews, esta situación va de la mano con un notable aumento de actos “anti-judíos” que ronda el 74% en comparación con el año anterior.(13) Hablando puntualmente de casos que involucran el incendio de las instalaciones religiosas, el domingo 17 de marzo del corriente fue quemada intencionalmente la parisina iglesia de Saint-Sulpice, la segunda más grande de todo el país y en la que se filmó parte de la película “El código Da Vinci”.(14)

Sin apartarnos del análisis sobre el contexto, también podríamos preguntarnos si esta situación es patrimonio exclusivo de la sociedad francesa, y la respuesta es negativa, aunque tampoco sé a ciencia cierta si nos encontramos en condiciones de afirmar la existencia de un fenómeno de escala global pero, si la cosa se trata de ir atando cabos, el archivo periodístico reciente podría proporcionarnos una herramienta que bien pudiera sernos de gran utilidad a la hora de emprender en una lectura más amplia de la situación, pero que también pudiera fungir cual ‘salvavidas’ del que aferrarnos en el afán de hallar un sustento aparentemente válido -o, cuanto menos, lógico- para interpretaciones visiblemente condicionadas por ciertos sesgos cognitivos. Por tal motivo, realicé una pequeña selección de ‘titulares’ pertenecientes a la agencia británica Reuters que, ordenados cronológicamente, arrojan el siguiente resultado: A finales de septiembre del año pasado “Kler” (“Clero”), un drama cinematográfico que critica duramente a la Iglesia Católica, rompió récords de asistencia en las tierras de Juan Pablo II(15); a mediados de noviembre en Kiev, una iglesia ortodoxa fue atacada con bombas de nafta en el marco de las tensiones que genera la intención ucraniana por separarse de la Iglesia Ortodoxa Rusa(16); un grupo anarquista asumió la autoría de un atentado ocurrido en diciembre contra una iglesia en el centro de Atenas(17); el polémico presidente de Filipinas arremetió contra la institución católica, que representa la mayoría religiosa del país, refiriéndose a los curas como “hijos de puta”(18); y en Egipto, hace cosa de dos meses, treinta hombres fueron condenados a prisión perpetua acusados de haber planificado un atentado suicida contra una iglesia en la ciudad de Alejandría(19).

Centrándonos en esta última noticia podríamos preguntarnos si es que el incendio de la Catedral de Notre Dame corresponde a alguna clase de atentado de origen islámico, sobre todo si tenemos en cuenta sucesos anteriores como la masacre ocurrida en las oficinas de la revista Charlie Hebdo en enero del 2015, el brutal atentado llevado a cabo en la sala Bataclan de París durante un concierto de la banda Eagles of Death Metal en noviembre del mismo año, un -presunto- atentado frustrado durante septiembre del 2016 que incluyó el secuestro de un automovil cargado de garrafas(20) o el mucho más reciente atentado ‘low cost’ en el que un joven auto-proclamado “soldado del ISIS” atacó a martillazos a un policía frente la misma Catedral de Notre Dame.(21) Sin embargo, esta idea resulta tan peregrina que incluso las propias autoridades francesas la han descartado de plano, y eso sin mencionar el sumamente curioso incendio ocurrido en la mezquita de Al-Aqsa, que tuvo lugar casi en simultáneo con el de la catedral de París aunque, a diferencia de este, el sucedido en la ocupada ciudad palestina de Jerusalén no pasó a mayores gracias a la -también inexplicable- intervención inmediata de la policía israelí.(22) A tenor de lo ya expuesto, aún flota por el aire ‘la madre’ de las interrogantes en lo que se refiere a las teorías que apuntan a un -presunto- atentado, atribuido en mayor medida al “activismo anti-clerical” y en menor medida al “terrorismo islámico”. Independientemente del nivel de solidez con que cuentan los argumentos que las sustentan o la contundencia propia a los indicios en los que estos se basan ¿Por qué supo tomar tanta fuerza esta idea o ‘línea de investigación’, más allá de los avatares del contexto recién analizado? Simple, Europa cuenta con una tradición de larga data en lo que se refiere a la quema de iglesias y la animosidad contra las instituciones católicas; de hecho, existe un término algo peculiar acuñado por una parte de la historiografía con motivo de aludir a determinados momentos de la historia europea en que las -pretendidas- “izquierdas” fueron dueñas de un accionar altamente violento y represivo. La ‘etiqueta’ conocida como “Terror Rojo”, en origen, se utilizó como una forma de describir el contexto propio de las semanas previas a la ejecución de Maximillien Robespierre cuando la Revolución Francesa. Posteriormente sirvió para denominar al período comprendido entre los años 1918 y 1922, en que la Revolución Bolchevique desplegó una feroz campaña de arrestos y ejecuciones masivas; aunque también suele usarse con frecuencia a la hora de definir una serie de acciones criminales emprendidas por el bando “republicano” en sus propias zonas de influencia durante el transcurso de la Guerra Civil Española.(23) Todos estos hechos, aún correspondiendo a distintas motivaciones, encuentran en la persecución y la agresión efectiva hacia la Iglesia Católica y sus acólitos uno de sus denominadores comunes. 

Existe un antecedente mucho más reciente que, además, posee un curioso dato cuyo vínculo indirecto e intrascendente con el acontecer francés supo disparar una serie de innecesarias suspicacias que han servido como alimento para la “conspiranoia”. Entre los años 1992 y 1998, Noruega fue testigo de la quema de más de 52 de sus iglesias (tanto católicas como protestantes) y la profanación de unas 15.000 tumbas (24) por parte de una violenta horda de jóvenes “pelilargos” que, nucleados en un movimiento marginal, -aparentemente- musical y -supuestamente- ‘contra-cultural’; dieron inicio a una ‘cruzada’ (y valga la ironía) contra el ‘cristianismo’ en reivindicación de, lo que creían dentro de su degenerada concepción “nacionalista”, eran las tradiciones paganas y los verdaderos valores del ‘pueblo nórdico’.

A casi 30 años de su sorpresiva irrupción, el ‘black metal’ noruego sigue dando de qué hablar y los ‘misterios’ que aún encierran sus siniestras y retorcidas anécdotas son ‘pradera fértil’ para la imaginación -y, ya que estamos, también para los negocios-. Casualmente, 16 días antes del incendio en Notre Dame, la película “Lords of Chaos” fue estrenada en los cines británicos; ya lo había sido el 8 de febrero en las salas norteamericanas, aunque su debut oficial data de comienzos del año pasado, cuando fue proyectada como parte del Festival de Cine de Sundance.(25) Antes que nada, es menester aclarar que la idea de que el incendio del ‘hogar de Cuasimodo’ pudiera corresponder a una descerebrada campaña publicitaria pergeñada por la empresa Arrow Films (dueña de los derechos sobre el largometraje) es propia de una imbecilidad atroz; pareciera que esta aclaración sobra, sin embargo insisto, ya que la he leído en varios blogs de “conspiraciones” y oído en uno que otro video de youtube. Esta, y otras grotescas especulaciones trasnochadas, intentan sustentarse en ese ‘dato curioso’ e intrascendente al que hice referencia varias líneas más arriba: allí, perdido entre las 68 millones de personas que habitan el suelo francés, mora el noruego Kristian “Varg” Vikernes, pieza fundamental de aquel oscuro ‘movimiento juvenil’ que aterrorizó al ‘país del bacalao’ durante los años 90. Vikernes fue uno de los principales ideólogos, ejecutores e instigadores de la ola incendiaria que se cargó -entre otras- la iglesia medieval de Fantoft, monumento histórico del ‘cristianismo’ nórdico, ubicada a las afueras de Bergen.(26) Tras cumplir 16 de los 21 años de prisión a los que fue condenado por el asesinato de Øystein Aarseth (mejor conocido como Euronymous, líder de la banda de black metal Mayhem y dueño del sello discográfico que editaba los discos de Burzum, la banda de Vikernes), la justicia noruega le otorgó la libertad condicional en el año 2009 y, un año después, el ‘militante pagano’ se estableció en el ‘país galo’. Pero la historia no termina aquí, ya que tres años después fue arrestado por las autoridades francesas junto a su pareja en la localidad de Salon-La-Tour acusados los dos de encontrarse en la planificación de un “atentado”, aunque pasadas varias horas de la detención el por entonces Ministro del Interior Manuel Valls confesó que el sospechoso no tenía «ni objetivo ni proyecto identificado», más allá de sus vínculos con peligrosos movimientos neo-nazis.(27)A tenor de este incidente, la inocencia del Sr. Vikernes en lo que se refiere al incendio de la catedral queda más que confirmada: si las autoridades ‘galas’ hubieran tenido la menor sospecha sobre su participación en el hecho, el hombre ya estaría ‘tras las rejas’; pero, como goza de absoluta libertad y -además- posee su propio canal de Youtube, nos ha regalado tres ‘joyitas’ en forma de video-blog donde expresa sus opiniones al respecto de lo sucedido.En el primer video, fechado un día después de los acontecimientos y titulado “NOTRE dame?”(28), afirma que el incendio fue producto del “karma” que arrastra el ‘cristianismo’ (al cual se refiere como un “culto judío imperialista” que se expandió cual ‘plaga’ por Europa y el resto del mundo) por haber quemado en el pasado los templos e ídolos propios del paganismo; y plantea la idea de que la calamidad podría corresponder a un hecho deliberado con la intención de abonar un supuesto conflicto entre el ‘mundo cristiano’ y el ‘mundo islámico’ y cuya autoría atribuye, sin nombrarlo, al Estado de Israel. En el segundo video, publicado al día siguiente del primero y titulado “Notre Dame, Notre CATASTROPHE!”(29), resta importancia al suceso y enumera una lista de lo que -según él- representan verdaderas catástrofes para Europa, como pudieran ser “la erosión de las tierras de cultivo, la polución del aire, la mudanza de la producción industrial a China, la inmigración descontrolada, los líderes mundiales, el feminismo, el capitalismo, el comunismo, el liberalismo, el corporatismo, los Estados Unidos, la propia Unión Europea, Ángela Merkel, Hollywood, Monsanto, el sistema bancario, el globalismo, el marxismo cultural, el multiculturalismo, los nacionalismos modernos, la masonería, la democracia, la obsolescencia programada, el cristianismo, el islamismo y el judaísmo”, entre otras. Para cerrar el tema, en su tercer video titulado “Could we use Notre Dame as a pagan temple?” (¿Podríamos usar Notre Dame como un templo pagano?)(30), plantea la posibilidad de utilizar la Catedral, justamente, como templo pagano, escudándose a una serie de referencias históricas las cuales -a esta altura- no me tomé la molestia de analizar. Ciertamente, al apelar a su canal esperaba encontrar una opinión medianamente seria de la boca de un verdadero experto en la quema de iglesias, sin embargo -y como habrán podido apreciar-, el retorcido galimatías que habita la cabeza de este pobre hombre poco puede aportar al desarrollo de un estudio lógico y coherente al respecto de los hechos.

En definitiva, todas las teorías que acabamos de analizar hallan sustento únicamente en la vinculación -algo forzada- de una serie de presunciones más correspondientes a interpretaciones subjetivas que a otra cosa. Para empezar, la pista del “atentado yihadista” se cae a pedazos en tanto que aún no se conoce organización terrorista de origen islámico que se haya atribuido la autoría, más allá de que el “ISIS” -presuntamente- lo hubiera reivindicado.(31) Además, teniendo en cuenta el antecedente del intencional incendio perpetrado un mes antes en la Iglesia de Saint-Sulpice, las autoridades francesas ya se encontraban en ‘alerta’ y amén de los dispositivos de seguridad propios a las obras de mantenimiento que estaban teniendo lugar en Notre Dame, la posibilidad de un ataque por parte de colectivos ‘anti-clericales’ pareciera quedar algo distanciada de la realidad, tanto o más que la idea de un accidente como fruto de la casualidad o de una cadena de negligencias como afirma la “versión oficial”.A esta altura, y aunque la única certeza pudiera ser -paradójicamente- la ausencia de la misma, existen indicios -que no pruebas concretas e irrefutables- ciertamente documentados que sugieren la presencia de alguna clase de intencionalidad relacionada con el siniestro como una vía por la cual posibilitar un enorme y postergado negocio inmobiliario. De esto hablamos con Marcelo Ramírez quien, en mi opinión personal, es actualmente uno de los analistas más lúcidos y mejor informados en lo que se refiere a la política internacional.

Revista Insomnio: A grandes rasgos ¿Qué se oculta tras el humo y las cenizas de Notre Dame?

Marcelo Ramírez: Lo primero que me viene a la mente es que, en esa zona conocida como “Isla de la Cité”, había intenciones de llevar a cabo un negocio inmobiliario importante. En el año 2015; Francois Hollande junto a la alcaldesa de París y Emmanuel Macron como Ministro de Economía, de Industria y de Actividad Numérica; trabajaban -en donde también intervenía la UNESCO- bajo la dirección del Presidente del Centro de Monumentos Nacionales, Philippe Belaval, y del arquitecto Dominique Perrault; para realizar una isla monumento. El traslado del Palacio de Justicia, la reorganización de la Prefectura de Policía y del hospital Hôtel Dieu eran el reflejo de una iniciativa basada en un proyecto con 35 obras, esperando 14 millones de turistas extranjeros al año (NdR: Según Plataforma Arquitectura, un portal especializado en esta materia, el verdadero objetivo de este proyecto no es precisamente turístico sino, más bien, “urbanístico” y su concepción tiene como -presunta- finalidad la rehabilitación de los espacios devaluados dentro de dicha zona la intención de ‘subirles’ el precio -lo que generaría grandes ganancias tanto para empresas constructoras y ‘corredores’ inmobiliarios-. Aún así, y a tener de lo expuesto por el portal, la -otra- idea presente en el proyecto correspondiente a mejorar el flujo del tránsito -vehícular y peatonal- bien pudiera basarse en un interés exclusivamente turístico.(32)(33)). En consonancia con los tiempos que corren y un presidente como Macron, la Francia utilitaria y economicista impulsa un proyecto que se olvida del patrimonio histórico y, más aún, espiritual. Para ese proyecto, la Catedral de Notre Dame, no era funcional como estaba antes del incendio; las trabas burocráticas a los permisos requeridos para una modificación de ese tipo podían llegar a demorar décadas el proceso, por lo cual el incendio pudiera proveer de una muy conveniente excusa a fin de acelerar los tiempos.La reconstrucción tiene dos aspectos interesantes, entonces: rompe con esa demora, y permite reconstruir dicho monumento histórico en consonancia con los nuevos tiempos de la cultura global; se barajan alternativas que nada tienen que ver con el sentido original de una catedral, que además es símbolo de la nacionalidad francesa.

RI: Más allá de la ola de ‘animosidades’ contra las instituciones religiosas que se viene dando en Europa y, principalmente en Francia, hablando puntualmente de lo sucedido en Notre Dame:

A) El incendio ¿Pudo deberse a un “atentado”, o tal vez a un interés económico? Lo pregunto a tenor de las altas cifras que se manejan en cuanto a las donaciones recibidas y los apellidos (o marcas) que se encuentran detrás de ellas.

MR: Claramente hay un enorme negocio detrás, pero también hay aditamentos de corte político. La ola antirreligiosa que recorre Europa, donde el cristianismo -y especialmente el catolicismo-, no es solamente cuestionado sino eliminado de la cultura. Una actitud ‘militante’ que no garantiza la libertad de culto sino que, cabalgando sobre la idea de evitar conflictos internos, ha prohibido exhibir públicamente símbolos religiosos, los ha sacado de los edificios públicos y ha desplegado una batería de medidas que van desde la aprobación del matrimonio homosexual -pese a las enormes manifestaciones sociales en contra- hasta la implementación de la ideología (porque es eso, una ideología) de género en la educación a temprana edad, ocasionando resistencias crecientes.Dentro de ese cóctel antirreligioso aparece en escena el Islam, de la mano de una masa de inmigrantes fruto de la destrucción social y económica tanto del norte de África como del Medio Oriente. No olvidemos que la ‘inteligencia’ francesa está involucrada, junto a la de otras potencias occidentales, en la formación del Daesh (NdR: ISIS o “Estado Islámico”).Los inmigrantes aparecen en una Francia convulsionada por esto que acabo de describir, y de la mano de una crisis económica que las políticas de Macron han agudizado. La salida a la calle durante meses de los “chalecos amarillos”; conformados por ciudadanos de ‘izquierda’ dura y ‘derecha’ pero, mayoritariamente antiglobalistas, demuestra que hay una resistencia a un gobierno que llegó al poder gracias a una campaña sostenida por los medios de comunicación para cerrale el paso a Marine Le Pen, quien tiene una propuesta que busca -entre otras cosas- acercar posiciones con Rusia.En ese marco, un atentado contra Notre dame, juega a varias ‘bandas’: cataliza el sentimiento antirreligioso entre muchos franceses debido al dinero destinado a su reconstrucción que, como dijimos, no es ayuda a la Iglesia Católica sino a un negocio turístico; agita la guerra interreligiosa, como ha sido la política de los últimos años, buscando el enfrentamiento divisor entre musulmanes y cristianos en oposición a los gestos de unidad expresados por Francisco I y muchos sectores musulmanes; y le da respiro a un Macron acosado por las protestas.

Los “donantes”; como el grupo Louis Vuitton Moët Hennessy (LVMH) del empresario Bernard Arnault (200 millones), el grupo L’Oréal y los Bettencourt (200 millones), y François-Henri Pinault (100 millones); despiertan siempre las mismas suspicacias. Si la Catedral es considerada “tesoro nacional”, el 90% de las donaciones serían consideradas como la búsqueda de una ‘ventaja’ fiscal.Las autoridades dijeron que no darían tratamientos especiales a los donantes, pero eso habrá que verlo con el tiempo, cuando los focos dejen de posarse sobe este tema. Una razón adicional es que ‘las corporaciones’ valoran la imagen de generosidad y sensibilidad, y suelen invertir en ella como una activo importante.

RI:
B) De haberse debido a un ataque de colectivos anti-clericales ¿Qué objetivos podrían estar persiguiendo con este hecho?

MR: Existen diferentes niveles; el mas obvio y conocido es la entronización de una visión social materialista, hedonista e individualista que no se lleva muy bien con las religiones abrahámicas y especialmente con las corrientes ‘mas duras’. Francia está teniendo un promedio de ataques contra iglesias de 3 al día ante la indiferencia de las autoridades y los medios de comunicación que ignoran estos temas.Un segundo nivel es el aliento a los grupos ‘neopaganos’, que se han puesto de moda en ciertos sectores sociales. Las nuevas corrientes ideológicas, como el ‘feminismo’ actual, han ido al rescate de algunas religiones europeas antiguas -como la wicca, por ejemplo-, haciendo reinterpretaciones de las mismas -con la creatividad con la que estos movimientos nos tienen acostumbrados-; descontextualizando, reescribiendo, falseando datos e interpretaciones caprichosas como reacción a las grandes religiones, según el espacio geográfico.

En Europa, atacan al cristianismo católico, y en otras regiones al Islam; utilizando diferentes motivos pero con un mismo fin.En un tercer nivel se encuentran los grupos ‘satanistas’, que crecen en influencia, y están relacionados históricamente con los sectores poderosos. Hoy es posible ver su posicionamiento dentro el Parlamento Británico o ciertos grupos poderosos de otras naciones. Los atentados contra las iglesias suelen tener como condimento el robo de hostias consagradas, vandalismo con símbolos satánicos, asesinatos rituales y varias otras cosas que la gran prensa ignora sistemáticamente.Cada uno tiene objetivos estratégicos diferentes, pero tácticamente confluyen. Esta información es difícil de encontrar, pero si se investiga dentro de grupos religiosos cristianos o musulmanes, se pueden enterar de cosas sorprendentes.

RI: Saliéndonos de Europa ¿Existen casos similares en el mundo asiático? De ser así: ¿A qué se debe? ¿Es únicamente contra la Iglesia Católica? ¿Cuál es la incidencia del cristianismo en Asia?

MR: En Asia se está produciendo un crecimiento exponencial del cristianismo, especialmente de la Iglesia Católica. China, históricamente hostil al mismo, ha acordado con el Vaticano el nombramiento de los Obispos de su Iglesia y hay negociaciones para que Francisco I pueda visitar el país en misión pastoral. Por primera vez en la historia ha permitido al avión en que viajaba el Papa sobrevolar territorio chino en su visita a Corea; un gesto importante.Vietnam, otro país socialista, ha comenzado a abrirse al cristianismo, que gana adeptos rápidamente, y hoy es común la conmemoración de las festividades cristianas.Países como Indonesia, de amplia mayoría musulmana, toleran el cristianismo sin problemas.Los problemas religiosos que existen hoy en Asia Indo Oriental, son excepciones, pero existen; el yihadismo ha intentado tener bases operativas en Malasia, Indonesia y Filipinas, pero sin mucho éxito; hay algunos enfrentamientos entre budistas y musulmanes.
Pero hay que entender que una cosa son las rivalidades que tienen otros orígenes, y otra, la influencia cultural ‘globalista’ que impone Occidente; tiene bastante dificultades ante concepciones muy diferentes, son menos permeables.Como ejemplo, podemos citar que en Vietnam hay una profunda religiosidad a pesar del ateísmo oficial; o vemos como China no utiliza el número 4 en los edificios, el 8 tiene connotaciones negativas porque se lo asocia -por su sonoridad- con la muerte; o usa el Feng Shui en el diseño, algo que lo acerca a un pensamiento mágico o espiritual, normal y aceptado hasta por los ‘comunistas’.El ateísmo, el materialismo propio de este Occidente, no tiene aceptación importante en un continente que alberga a la mitad de la población.

RI: En tu opinión ¿Por qué se le ha dado más importancia al incendio de la Catedral de Notre Dame que al incendio del Museo Nacional de Río de Janeiro? Lo pregunto teniendo en cuenta que se ha hablado de la pérdida irrecuperable de patrimonio artístico.

MR: Por la centralidad de Francia; lo que sucede en Europa tiene más repercusión que lo que sucede a nuestros vecinos. Si uno pregunta quién es el Primer Ministro de Francia, España o el Reino Unido; mucha gente lo sabe, si hace lo propio con el de Perú o El Salvador, es probable que poca gente lo sepa.Es algo propio de nuestra herencia europea y de una mayor importancia política y económica. También debemos saber que, mientras los medios franceses llegan a nuestro país, los brasileños brillan por su ausencia, una situación que se repite en la región.Tampoco podemos desconocer que Notre Dame tenía un milenio; una diferencia notable con un museo que tiene dos siglos y que, mientras el primero se identifica con Francia, el segundo no lo hace con la identidad brasileña de la misma manera y los propios brasileños no lo han sentido demasiado.También hay un componente religioso: Notre Dame es un ícono del cristianismo, algo que es internacional y que tiene dos mil años de historia.Me parece que son dos temas diferentes y que no son comparables, tienen distintos orígenes, representan diferentes cosas e impactan de una manera distinta.Eso no quiere decir que no debamos valorar más lo propio, pero no es este el mejor caso para ejemplificar, la penetración cultural la asumimos hoy con políticas y valores “progresistas” que están enfrentados con los que históricamente nos han representado y que sentimos como propios y nadie se preocupa.

Referencias:
1- https://elpais.com/cultura/2019/04/16/actualidad/1555396454_373620.html
2- https://www.lavoz.com.ar/mundo/incendio-en-notre-dame-nueva-hipotesis-de-investigadores
3- https://lmdiario.com.ar/noticia/143284/encontraron-colillas-de-cigarrillo-en-los-andamios-de-notre-dame?fbclid=IwAR3SdS775JkErxwxc6aVku5kFlViN4JgZhu5I-MqTIJ45-8yz8W1b-eJZlk
4- https://actualidad.rt.com/actualidad/312001-julien-bras-investigacion-notre-dame
5- https://www.eltribuno.com/salta/nota/2019-4-16-12-2-0–todas-las-normas-de-seguridad-fueron-respetadas
6- https://www.perfil.com/noticias/internacional/hallaron-en-notre-dame-restos-de-cigarrillos-y-cables-electricos-donde-no-debian-estar.phtml
7- https://www.france24.com/es/20190425-investigacion-incendio-notre-dame-seguridad
8- https://www.lexpress.fr/actualite/societe/enquete/notre-dame-l-entreprise-impliquee-dans-un-autre-depart-de-feu-recent_2073494.html
9- http://www.le-bras-freres.com/entreprise-couverture-meuse-lorraine.php
10- https://www.elconfidencial.com/cultura/2017-06-02/notre-dame-paris-100millones-reforma-catedral_1392568/
11- http://es.rfi.fr/francia/20190425-revelaciones-sobre-fallas-de-seguridad-en-notre-dame-antes-del-incendio
12- https://www.abc.es/internacional/abci-francia-vive-vandalismo-anticristiano-sin-precedentes-201903291130_noticia.html
13- https://es.euronews.com/2019/02/14/ola-de-actos-vandalicos-en-iglesias-francesas
14- http://es.rfi.fr/francia/20190329-ola-de-actos-de-vandalismo-en-iglesias-de-francia
15- https://www.reuters.com/article/poland-religion-movie/movie-critical-of-catholic-church-breaks-box-office-records-in-poland-idUSL8N1WH593
16- https://www.reuters.com/article/us-ukraine-church/petrol-bombs-lobbed-at-kiev-church-as-russia-row-festers-idUSKCN1NK1OD
17- https://www.reuters.com/article/us-greece-blast-claim/anarchist-group-claims-december-attack-on-athens-church-idUSKCN1PD0GF
18- https://www.reuters.com/article/us-philippines-duterte-church/philippine-president-renews-attack-on-catholic-church-idUSKCN1P41JH
19- https://www.reuters.com/article/us-egypt-court/thirty-men-sentenced-for-egyptian-church-attack-plot-idUSKCN1RB0AH
20- http://www.alertadigital.com/2019/04/15/la-catedral-de-notre-dame-de-paris-ya-sufrio-un-atentado-terrorista-fallido-el-11-de-septiembre-de-2016/
21- https://www.infobae.com/america/mundo/2019/04/15/una-serie-de-ataques-a-iglesias-siembra-dudas-sobre-el-incendio-de-notre-dame-fue-provocado-o-accidental/
22- https://www.lavanguardia.com/internacional/20190416/461699084409/incendio-mezquita-al-aqsa-jerusalen-a-la-vez-notre-dame-paris.html
23- https://es.wikipedia.org/wiki/Terror_Rojo_(Espa%C3%B1a)
24- https://es.wikipedia.org/wiki/Movimiento_del_black_metal_noruego
25- https://es.wikipedia.org/wiki/Lords_of_Chaos
26- https://es.wikipedia.org/wiki/Varg_Vikernes
27- https://elpais.com/internacional/2013/07/16/actualidad/1373986876_494741.html
28- https://www.youtube.com/watch?v=82ZgQZmbZuM
29- https://www.youtube.com/watch?v=k0wQFIHe-u0
30- https://www.youtube.com/watch?v=1jazlx3nS-o
31- https://www.clarin.com/mundo/isis-celebro-incendio-catedral-notre-dame_0_J_PV9Z0Us.html
32- https://www.plataformaarquitectura.cl/cl/867926/conoce-el-plan-de-renovacion-de-dominique-perrault-para-la-ile-de-la-cite-en-paris
33- http://www.paris-conciergerie.fr/Actualites/Mission-Ile-de-la-cite-le-coeur-du-coeur2?utm_medium=website&utm_source=plataformaarquitectura.cl

Por: Nicolás Escribá
Periodista profesional MN 14.779

Revista Insomnio #3
Podés leer este reportaje y otros contenidos igual de interesantes comprando Revista Insomnio #3 por sólo $100 (ARS). Podés pagarla en efectivo (en cualquier sucursal de Rapipago o Pagofácil), con tarjetas de crédito/débito y por trasferencia bancaria con toda la seguridad que te ofrece la plataforma de Mercado Pago. Para adquirir un ejemplar hacé clic en el siguiente enlace:
https://www.mercadopago.com.ar/checkout/v1/redirect?pref_id=137154233-c1b905c0-9cb1-41b4-9c75-8924fbe09811

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*