Reconfiguración del Orden Mundial I: Hegemonía Occidental

El siglo XXI es un siglo de grandes cambios, las tierras y arenas que se consideraban firme dejan de serlo, y todo aquello que antes era un dogma político-económico o de carácter académico, comienza a resultar obsoleto frente a la realidad actual. Sucede que el mundo del Siglo XXI será distinto a lo que durante cinco siglos fué tendencia internacional. Rusia logra reciclarse como potencia en los ámbitos políticos y militares. China va camino a consolidarse como la primera potencia mundial y como referencia académica a nivel internacional. India está consolidándose como una potencia de orden internacional en materia económica y tecnocientífica. Irán, Turquía, e Indonesia, van camino a su constitución como las potencias del Mundo Islámico en todo su orden y derecho de denominación, de la misma manera que van convirtiéndose actores de trascendental importancia en el tablero geopolítico que comienza a emerger.

Hoy en día no pocos analistas afirman que si el siglo XXI es el Siglo de Asia, el Siglo XXII será el Siglo de África, continente que hoy experimenta un crecimiento industrial y comercial de gran importancia. Retornando a latitudes más cercanas, Brasil se fué consolidando como potencia y actor internacional de relevancia a partir del 2003. México progresivamente comienza a volverse un competidor, y rival económico para los Estados Unidos. Perú y Bolivia están volviendo a ocupar un lugar central, puesto que hacía más de un siglo no ocupaban en Latinoamérica. Finalmente, la República Argentina comienza a tener un enorme potencial estratégico, debido a su localización geográfica. De esta manera funciona como columna vertebral de la Región Andina, control de la Desembocadura de la Cuenca del Plata, a su vez, teniendo considerable proyección hacia la Amazonía debido a ambos espacios geográficos; sumado a una posición particularmente estratégica para la disputa por el Atlántico Sur y la consolidación de la Antártida dentro de la Geopolítica Sudamerica.

A nivel comercial el principal eje de circulación de bienes, servicios, y capitales, ha dejado de ser el Atlántico Norte, espacio que ha perdido lugar frente al Pacífico y el Índico, mientras que las redes africanas de comercio comienzan a consolidarse. Incluso en Latinoamérica ya se hace evidente que la vieja modalidad de estados exportadores de de una o dos materias primas hacia un sólo polo de poder, muy conectados con la Metrópoli Europea/Norteamericana de turno pero desconectados y descoordinados entre sí, pierde sustentabilidad. Ejemplo de esto se da en las Economías Latinoamericanas particularmente dependientes de un sólo producto de exportación y que generalmente tienen un sólo cliente. No por algo, en todas las formaciones políticas medianamente serias comienza a percibirse la necesidad de la integración de un Bloque Latinoamericano común, a pesar del estrepitoso fracaso de UNASUR, la poca sustentabilidad de PROSUR, o el punto muerto del MERCOSUR; resulta evidente que los desafíos de estos tiempos implican una estrategia común y coordinada para la seguridad, defensa, e innovación tecno-científica con la debida planificación económica, social, educativa, y sanitaria.

Simplemente ya no hay vuelta atrás, tampoco existen factores económicos, militares, o diplomáticos que puedan revertir esta situación. La pérdida de hegemonía por parte de Occidente es un hecho reconocido por países de primer orden como el caso de la V República Francesa bajo la Presidencia de Macron, y en consecuencia, los propios Países Europeos se encuentran reacomodando sus estrategias de cara al escenario venidero…

Artículo publicado en REVISTA INSOMNIO #6
Este contenido es exclusivo para suscriptores.
Si desea continuar leyendo la publicación, puede suscribirse a REVISTA INSOMNIO por sólo $10 (ARS) por día* haciendo clic en el siguiente enlace:
http://mpago.la/1vvqT6
O comprar un ejemplar de REVISTA INSOMNIO #6, haciendo clic en el siguiente enlace:
https://www.mercadopago.com.ar/checkout/v1/redirect?pref_id=137154233-146f5b4d-c1d2-4c88-9593-766f99f0bed3

*Suscripción anual de cobro mensual mediante débito automático. Valor fijo (no aumentará jamás) de cada cuota mensual: $300 (ARS). Método de pago: tarjetas de crédito/débito a través de la plataforma de Mercado Pago. Renovación automática. Podrá darse de baja en el momento que lo desee sin la obligación de pagar los meses restantes ni costo alguno por la anulación de la suscripción. Si tiene alguna duda, puede comunicarse con nosotros a: revista.insomnio@gmail.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*