Reconfiguración del Orden Mundial II: El Mundo Bipolar

Las Guerras Mundiales y el Fin de la Hegemonía Europea

Por: Matías Benitez.

Luego de prácticamente 400 años de dominio del Mundo por parte de Europa Occidental, este comenzaba a llegar a su fin. No obstante, ello no implicaba el final de la Civilización Occidental como poder hegemónico, aunque nuevos competidores comenzaron a surgir. Habíamos visto que en 1905 el Imperio Japonés derrota militarmente al Imperio Ruso, lo que resultó en que por primera vez en siglos, un ejército asiático derrotaba a un ejército europeo. En otras latitudes, los Estados Unidos se consolidaron como la primera economía economía mundial a partir de 1890, aunque se trata de un país occidental, por primera vez en siglos, el eje de poder comenzaba a correrse de Europa.

Las primeras potencias europeas en comenzar a menguar su dominio, precisamente fueron las primeras en consolidarse. España pierde a principios del Siglo XIX sus dominios en América, y hacia fines del mismo, es expulsada de Cuba, Puerto Rico, y Filipinas; Portugal había sido expulsado de Brasil, pero conservó sus dominios africanos, aunque como una potencia de segundo orden; finalmente el Imperio Ruso hacia fines del Siglo XIX si bien todavía ganaba territorios, a nivel social, económico, y tecnológico, se encontraba en un estado de atraso.

La Primera Guerra Mundial, no era sino un producto de la contradicción geopolítica de los Imperios Centrales de carácter emintemente territorial frente a Francia y Gran Bretaña, imperios coloniales de carácter eminentemente marítimos. De hecho, la estrategia territorialista del Imperio Alemán, logra de forma muy efectiva burlar el control de estrechos y pasos marítimos; garantizándose asi el suministro de materias primas mediante la línea ferroviaria Berlín-Bagdad-Basora (1). Al término de la Primera Guerra Mundial, Francia y Gran Bretaña, junto a los Estados Unidos que se incorporan en 1917; habían resultado vencedores de la contienda; lo que implicó la prolongación en el tiempo de sus imperios coloniales, pero que ya comenzaban a observar procesos de auge del Nacionalismo y el Independentismo en sus dominios coloniales.

La Segunda Guerra Mundial es el resultado directo de la Primera Guerra Mundial. Alemania comienza a depender muy seriamente del control marítimo británico y francés para su suministro de materias primas, y para su comercio exterior; por otra parte, la pérdidas territoriales, pusieron en evidencia la falta de sostenibilidad agrícola para su propio suminisro de materias primas básicas. Similar problema tenía el Imperio Japonés. A partir de aquí, resulta históricamente comprensible el impulso alemán de expansión hacia el Este con la finalidad de hacerse de las ricas tierras agrícolas del Mundo Eslavo, y con el objetivo de hacerse de los ricos yacimientos petrolíferos del Cáucaso y Medio Oriente. Similar expansión tendrá el Japón en dirección hacia China y el Sudeste Asiático con la finalidad de hacerse con el control de minerales estratégicos, y los pozos petrolíferos de Borneo. Ambas potencias fracasaron en su expansión, sus proyectos para los pueblos ocupados eran insostenibles, y la abundancia de los crímenes por todos conocidos por parte del Nazismo Alemán y el Imperio Japonés; precisamente lograron el incremento de las fuerzas partisanas…

Artículo publicado en REVISTA INSOMNIO #7
Este contenido es exclusivo para suscriptores.
Si desea continuar leyendo la publicación, puede suscribirse a REVISTA INSOMNIO por sólo $10 (ARS) por día* haciendo clic en el siguiente enlace:
http://mpago.la/1vvqT6
comprar un ejemplar de REVISTA INSOMNIO #7, haciendo clic en el siguiente enlace:
https://www.mercadopago.com.ar/checkout/v1/redirect?pref_id=137154233-f7b7f1a3-67ef-47d5-88e1-ab9eefc7af8e

*Suscripción anual de cobro mensual mediante débito automático. Valor fijo (no aumentará jamás) de cada cuota mensual: $300 (ARS). Método de pago: tarjetas de crédito/débito a través de la plataforma de Mercado Pago. Renovación automática. Podrá darse de baja en el momento que lo desee sin la obligación de pagar los meses restantes ni costo alguno por la anulación de la suscripción. Si tiene alguna duda, puede comunicarse con nosotros a: revista.insomnio@gmail.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*