Shiísmo y feminismo.

Ibrahim Zakzaky y Nasrin Sotude
Ibrahim Zakzaky y Nasrin Sotude

Existen dos realidades en el día de hoy, una es manifiesta y la otra oculta; en este humilde artículo nos propondremos relevar ambas.
Ya debería de saberse que, todo aquello que pasa a través del filtro de los medios corporativos de “información” (eufemismo para decir “propaganda”) previamente fue manipulado por agencias de inteligencia de distintos países, que conocen muy bien cómo instrumentalizar los algoritmos de las redes sociales y cómo explotar las debilidades psicológicas de las masas y, para ejemplificarlo, utilizaremos a dos personajes como muestra:

Nasrin Sotude

Esta joven se hizo famosa en los últimos meses por ser -supuestamente- sentenciada, en Irán, a una condena de largos años en prisión (he llegado a leer, incluso, que de 50 años) y cientos de latigazos, presuntamente por “defender” a las mujeres iraníes y “luchar” por su “derecho” de libre vestimenta (o, en otras palabras, la lucha en contra del velo como hábito de las mujeres islámicas). La joven responde a todo el estereotipo occidental propio de las ‘militantes’ del feminismo hegemónico y, en todas las fotos, luce con un rostro decaído cumpliendo con la fantasía estética con la que ciertos sectores del ‘occidente moderno’ idealizan al Irán islámico.

Se buscó visibilizar el caso de esta mujer en un contexto en el que Irán fortaleció su posición en cuanto al alcance de los límites de su soberanía dentro del Golfo Pérsico; logrando sacar de circulación a varias naves estadounidenses, derribándoles también un ‘drone’ -otro, mejor dicho- y quedándose con un petrolero de bandera británica; por si fuera poco, consiguió que estos le devolvieran el navío que le habían retenido en Gibraltar. Por otro lado John Bolton (Consejero de Seguridad Nacional de los EE.UU.), que supo ser uno de los principales impulsores de las políticas de hostilidad en contra de la República Islámica, a su cargo en la ‘administración’ Trump. En este sentido, una escalada de operaciones de prensa destinada a quitarle credibilidad y popularidad al gobierno iraní, resulta algo más que necesario para ciertos sectores ya que, amen del duro golpe producto del bloqueo, Irán está logrado reponerse y hacer valer su presencia en el ámbito de lo militar (donde está la real diplomacia).

Tal vez no habría ni que explicar que jamás se le podría dar medio siglo de cárcel a una mujer por quitarse el velo; pero sí cabe explicar que, por lo general (salvo casos puntuales de carácter extremos), los castigos físicos en Irán no se aplican y, de hecho, los mismos son llamados -en el código penal- con el nombre de “hudud”, palabra literalmente significa “límites”; es decir, existen estos castigos en el código penal como pena mayor a modo de amonestación, pero con el objetivo de que no nadie incurra en un nivel de criminalidad en sus acciones que obligue a su aplicación efectiva.

En el medio de la escalada bélica, los servicios de inteligencia iraníes realizaron una serie de detenciones y deportaciones a operadores al servicio de los aparatos de inteligencia extranjeros, entre quienes se encuentra Nasrin Sotude. Así como en Argentina, mediante la movida de los “pañuelos”, se realizan lobbies que tienen por objetivo aplicar ciertas medidas culturales, biopolíticas y económicas en el país; en Irán sucede lo mismo, y uno de los objetivos es quitarle relevancia a la religión islámica como eje de la sociedad o, en otras palabras, secularizar lo más posible a la sociedad iraní a los fines de quebrar las estructuras familiares y así atentar contra el futuro del país y su bienestar. Lógicamente, Irán se defiende, y con todo derecho.

Sheij Zakzaky

Este señor da con todo el estereotipo de lo que es odiado por los mismos sectores del ‘occidente moderno’ a los que hice referencia párrafos atrás. Es un religioso de origen subsahariano, casado y con muchos hijos, y una insaciable sed de justicia.

Sheij Zakzaky era un humilde seminarista en la Santa Ciudad de Qom, que constituye uno de los centros espirituales más importantes del Islam Shiíta duodecimano en la República de Irán, hasta que volvió a su Nigeria para encabezar una tarea misionera histórica en su país. En pocos años, millones de nigerianos se convertirían del Islam suní al shií (que es la rama de la religión que realiza especial hincapié en la lucha contra la injusticia), logrando así un nivel de autogestión muy importante gracias a que sus millones de seguidores aportan la suma de un dólar ‘por cabeza’, y el balance ha dado siempre positivo. De esta manera, los cambios sociales no tardaron en llegar y como es bien sabido, los servicios de inteligencia comenzaron a operar; fue así como hizo su aparición el grupo terrorista conocido como “Boko haram” (la versión nigeriana del ISIS) perpetrando todo tipo de masacres a lo largo y ancho del país africano, poniendo especial foco en las comunidades cristianas y musulmanes shiítas (tal como hicieran los acólitos de Al Baghdadi en la zona del Levante). Los medios corporativos levantaron la información presentándola bajo la idea de que “los musulmanes salían a matar cristianos” con el objetivo de agitar el odio sectario en occidente, cuando la realidad es totalmente diferente: tanto ISIS como Boko Haram corresponden a fenómenos de índole exógena a la realidad cultural y religiosa de Nigeria y el Medio Oriente. La represión estatal contra las manifestaciones del shiísmo en territorio nigeriano derivó en el martirio -en manos de la policía- de cinco de los hijos del Sheij Zakzaky y él mismo terminó siendo apresado y torturado hasta el punto de perder la visión de uno de sus ojos. Hace poco, intentaron trasladarlo a la India para que pudiera recibir el tratamiento médico pertinente, pero una vez llegado a dicho país, fue devuelto a Nigeria; lo que está viviendo Zakzaky es, realmente, un martirio en vida.

Sheij Zakzaky es uno de los grandes referentes del shiísmo en el mundo afro-asiático junto a Tiyani en Túnez, Hassan Shehata en Egipto (cruelmente martirizado en un linchamiento que contó con la complicidad del Estado egipcio y que jamás fue esclarecido por las autoridades) y Sheij Nimr en Arabia Saudita; religioso shiíta decapitado el día 2 de enero de 2016 en Arabia Saudita, a la edad de 56 años, bajo los cargos de espionaje, lo que constituyó una violación a los derechos humanos que jamás nadie le ha reclamado a la monarquía absolutista saudí en todos estos años.

Nigeria será una de las potencias demográficas del siglo XXI y, de expandirse el shiísmo en esta nación, puede llegar a poner en jaque a la hegemonía del ‘globalismo’ en África, para siempre; y ejemplos de esto sobran: la resistencia shiíta en Líbano frenó el expansionismo israelí y el shiísmo en Irán ya ha convertido a este país en una potencia regional que puede competir con otras potencias de igual a igual. También cabe destacar que, en el último conflicto armado en el cuál intervino la República Islámica (la guerra de Siria contra el ISIS), shiítas de todos los territorios aledaños (Líbano, Irán, Irak, Pakistán, Afganistán y la propia Siria) se agruparon en milicias que supieron tener grandes actuaciones en el combate contra el terrorismo.

Como conclusión, proponemos al lector que analice astas dos situaciones aquí relatadas y reflexione sobre las razones del por qué, a nuestra bandeja de información y noticias en los distintos medios masivos y redes sociales, nos llega una parte de realidad y no la otra.
¿Qué podemos aprender los argentinos de todo esto?

Por: Leandro Hassan Bracamonte

Artículo publicado en REVISTA INSOMNIO #6
Si desea leer más publicaciones como esta, puede suscribirse a REVISTA INSOMNIO por sólo $10 (ARS) por día* haciendo clic en el siguiente enlace:
http://mpago.la/1vvqT6
O comprar un ejemplar de REVISTA INSOMNIO #6, haciendo clic en el siguiente enlace:
https://www.mercadopago.com.ar/checkout/v1/redirect?pref_id=137154233-146f5b4d-c1d2-4c88-9593-766f99f0bed3

*Suscripción anual de cobro mensual mediante débito automático. Valor fijo (no aumentará jamás) de cada cuota mensual: $300 (ARS). Método de pago: tarjetas de crédito/débito a través de la plataforma de Mercado Pago. Renovación automática. Podrá darse de baja en el momento que lo desee sin la obligación de pagar los meses restantes ni costo alguno por la anulación de la suscripción. Si tiene alguna duda, puede comunicarse con nosotros a: revista.insomnio@gmail.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*