Acampe de los familiares del ARA San Juan.

Eclipse de luna.

16 julio, 2018 admin 0

Todo transcurría con total normalidad hasta que el teléfono sonó dos veces: primero llamó Toni López, pero no le atendí porque estaba almorzando con mi gran amigo, maestro y colega Martín El Lakkis; un rato después llamó mi madre, totalmente compungida. Había hablado con el viejo marinero, quien le pidió que me convenza de manejar la prensa para una convocatoria que él estaba impulsando en respaldo a los familiares de los cuarenta y cuatro submarinistas desaparecidos en el Mar Austral, para esa misma noche.