Varg Vikernes y el 4° nacionalismo germano.

Varg Vikernes y el 4° nacionalismo germano.
Varg Vikernes y el 4° nacionalismo germano.

A lo largo de los siglos podemos observar que en las distintas naciones germanas han aflorado distintos nacionalismos en continuidad , sin dudas el primer nacionalismo alemán fue el de Martin Lutero, donde este logro “nacionalizar” la religión cristiana, en efecto su proyecto de reforma fue anclado en un proyecto nacional político, los reyes de Sajonia se le sumaron por cuestiones económicas y políticas, también la obra de traducción de Lutero fue el puntapié para armar en el futuro una lengua alemana normativa, para así darle forma a un proyecto nacional. Sin dudas el punto mas importante del nacionalismo religioso luterano es el reemplazo de la norma interpretativa de la Biblia por la autologia, es decir el reemplazo de la hermandad entre la razón y la fe (conocimiento objetivo) por interpretación propia mediante la gracia (conocimiento subjetivo), Lutero mismo dijo que “la razón es la peor puta de satanás”. El segundo nacionalismo alemán es el idealismo alemán, la corriente literaria y de pensamiento que miro con atención a la Grecia clásica y en su lectura de ella comenzó su propia reivindicación. Atención aquí con esto: sepan que la literatura comparada es un invento europeo, nacional e imperial, la comparación entre literaturas tiene como objetivo reivindicar la diferencia y establecer así el rango propio y el ajeno, así como fue que si bien fascino la lectura de la obra de Homero se cayo en la cuenta de que Homero no era un hombre germano y por lo tanto no se podría aceptar que un no-germano hiciera algo tan elaborado y es esa la razón por la cual desde esa época empezaron a hacer correr la bolilla de que la obra de Homero no habría sido escrita enteramente por el sino por un grupo de personas (piensen que mas adelante se haría la conjetura de que solamente la raza germano-nórdica es la única capaz de producir cultura), a sabiendas de esto se empezó a mentir de que los griegos eran nórdicos, dando la espalda a todo sustento científico sobre el asunto, este nacionalismo alemán esta teñido justamente por esto: el idealismo, el ideal por encima de todo. El tercer nacionalismo alemán es conocido por todos, a nadie en occidente le es indiferente este asunto y marca un antes y un después en la historia de occidente y también del mundo, ya que las consecuencias de su derrota son de alcance planetario: el nacional-socialismo alemán, la “weltanschaung” nacional-socialista tiene en sus bases filosóficas una fuerte influencia de Nietzsche, otro autor critico de la tradición cristiano-católica y uno de los padres de la pos-modernidad. (Nietzsche es uno de los que da el puntapié para el retorno de la sofistica, dado que asume la postura de “¿Qué es la verdad?” parafraseando los evangelios, es decir acá tenemos nuevamente la subjetividad). El nacional-socialismo en su faceta ideológica asumió que el motor de la historia son las luchas “anímico-espirituales” en ésta reducción ideológica Alfred Rosenberg en su obra “el mito del siglo XX” propone que las razas humanas poseen un “alma” es decir una proyección metafísica y estas están en constante pugna, entonces es así como llego a la conclusión de que el cristianismo y el islam son producción del alma “levantina-semítica” y que su expansión no es mas que la búsqueda del judaísmo disimulado en estas dos tradiciones por dominar a los arios y reprimir así las propiedades “anímico-espirituales” de éstos, si tomamos éste planteo y lo extrapolamos al S.XX, el marxismo sería algo así como otra producción del alma judía para colonizar a los arios (que por otro lado, éste termino utilizado por los germanos en el S.XX es una deconstrucción del mismo, ya que ario es un etnónimo de los indo-europeos en Asia en la antigüedad), obviando la realidad de que el materialismo del marxismo no tiene ningún planteo del orden metafísico y que además Marx era ateo (aunque lo vinculan al judaísmo por su familia y porque para los nacional-socialistas el judaísmo es un hecho racial y escencial, es decir ni Marx ni ningún judío puede escapar a ser lo que es y siempre será lo que su “alma racial” lo decrete, es así es algo así como un fatalismo, en vez de teológico, biológico). La paradoja de todo esto es que los nacional-socialistas en tanto socialistas obligatoriamente alguna influencia de Marx tienen, como así también de Hegel y Feuerbach. La paradoja de éste nacionalismo alemán es que hoy la social-democracia también es un producto de la sajonidad-germanidad, así como el idealismo de los NS ideó una raza pura como destino y que de hecho llevaron éste proyecto a cabo con esos especies de criaderos humanos que tenían en Escandinavia, hoy la social-democracia plantea que para emanciparse del “hetero-patriarcado” existen más de 100 géneros en los cuales uno se puede “auto-percibir” (subjetividad vs el hecho objetivo y científico de la sexualidad humana) y no sólo eso, el idealismo del ideología de género nos lleva hacia la teoría queer, donde directamente el binarismo “normativo” será superado por un no-género y donde uno podrá ser lo que uno quiera, es decir, una especie de raza pura, donde en vez de superar “las impurezas” del mestizaje (según Hitler el mestizaje racial sería el pecado original) superaríamos toda barrera biológica e histórica y así es como la sajonidad-germanidad de hoy mediante sus empresas internacionales y lobbies estatales promueve los centros de hormonización donde incluso se llega a castrar a niños, produciendo así en éstos un daño irreparable. Tal vez declarar esto en poco tiempo sea ilegal, dado que todo éste coctel de ideología dogmática generó la corrección política incluida en los estados, digo… nada nuevo a la hora de imponer dogmas irracionales y anti-científicos.

Llegamos al S.XXI, las sociedades del norte de Europa se encuentran en su peor crisis existencial, la gente abandona poco a poco el cristianismo protestante que legaron de los siglos pasados y la revolución sexual hace agua por todos lados (mayor sexualidad no logró paraíso terrenal como se suponía cuando nos decían que al liberarnos de la moral religiosa llegaríamos a la plenitud desde el sexo), la producción cultural es prácticamente nula. En ése contexto nace el Black Metal y otras corrientes similares del metal, donde se le hace culto básicamente a la muerte (nada más representativo de Escandinavia hoy, donde la gente vive sola, se deprime mucho y también se suicidan bastante), de la mano de esto y en especial de éste vacío ESPIRITUAL y existencial es como surgen los identitarismos, éstos tienen todos los componentes de los nacionalismos alemanes anteriormente descriptos, son dogmáticos, subjetivos, irracionales y románticos, básicamente son utilizados por el imperialismo universitario sajón y los servicios de inteligencia ingleses para generar rupturas en los estados en donde se quieren proyectar, para así sacar tajada en sus intereses, así es como nace el nacionalismo mapuche y la noción de “pueblos originarios” de la misma forma surgen el nacionalismo catalán, andaluz y gallego en contra de España, así surge los grupos kurdos (donde se combina el nacionalismo, el identitarismo y el feminismo, o sea toda la falopa junta y mezclada) en contra de Irán, Irak, Siria y Turquía. Varg Vikernes en uno de sus últimos videos acierta en una gran observación: el cristianismo católico y el cristianismo ortodoxo supieron incorporar la cultura nacional de los pueblos donde se expandieron y así forjaron fuertes lazos de identificación, pero el protestantismo no al hacer éste el fuerte hincapié en la “sola escritura” así fue como los pueblos que adoptaron el protestantismo fueron desnudados de símbolos y de todo estimulo en la inmanencia que promueva en si mismo la trascendencia, ésta es una de las razones por las cuales los países del norte de Europa tienen hoy el mayor índice de ateísmo (nada los ata a la religión pre-existente, ni siquiera el folclore, palabra de origen alemán por cierto). Ante ésta realidad se enfrentó Vikernes y relacionó el cristianismo con la decadencia civilizatoria de su país, por eso llamó a un “odinismo” recreado (dado que el odinismo como doctrina jamás existió, es decir eso fue traído a la realidad nuevamente desde el idealismo de Varg Vikernes, algo parecido pasa con la recreación del zoroastrismo por parte de “les kurdes” en medio oriente, un zoroastrismo que no tienen nada que ver con el verdadero, remanente del Imperio Sasánida, que practican hoy los parsis en India e Irán). En éste llamado al retorno del paganismo germano (algo que por otra parte intentaron de alguna forma hacer los nacional-socialistas, por eso Varg Vikernes dice que reivindica culturalmente al NS) Varg Vikernes fue al extremo y terminó quemando varias de las históricas iglesias de Noruega, alegando que su existencia eran ilegítimas dado que éstas se construyeron sobre antiguos templos paganos, así fue como Varg hizo cenizas bellzas iglesias de madera con varios siglos de antigüedad, obviamente patrimonio nacional hecho añicos. ¡Así fue como Varg Vikernes en su idealismo irracional se hermano en ésta posmodernidad con las feministas que atacan iglesias y con el ISIS que destruyo legado milenario! Como si fuera poco, Varg Vikernes es un homicida que pagó su pena en un penal Noruega (con las comodidades que allí hay y encima se quiso escapar), reflexionemos sobre lo que representa simbólicamente éste acto desde el punto de vista del humanismo monoteísta. Hoy Varg Vikernes en su obesion por la identidad (al igual que todo progresista ¿O acaso vieron alguna vez algún congreso progresista donde no se hable de identidad sea trans, gay, lésbica o lo que fuere?) llegó a una especie de suicidio ideológico ya que ahora plantea que la única solución es el apartamiento de la civilización y o lo que se conoce como el “tribalismo” (organización de comunidades racistas identitarias de forma contra-estatal). Pensamiento insípido, nihilista y pesimista, digno hijo de la posmodernidad escandinava. Imagínense que Varg Vikernes le llegó a ofender que supuestamente un judío lo representarán en la película que hicieron sobre él (como si fuera que eso representaría algo en sí).

En la ciénaga del relativismo posmoderno Varg Vikernes soberbiamente desprecia a toda la tradición abrahámica, lo cierto es que miles de años antes de la etnogénesis de las tribus germánicas, Abraham emprendería la revolución espiritual mas grande de todos los tiempos; el monoteísmo, un monoteísmo singular, es decir aquél que parte de la realidad, por eso las corrientes abrahamicas lograron incorporar a todos los paganismos de raigambre espiritual ligada a la naturaleza, dado que en el monoteísmo abrahámico la naturaleza (ergo la creación) no es más que la elocuencia de Dios todopoderoso, tal como las palabras de un libro son la elocuencia de su escritor. Los hijos de Abraham: Moises, Jesús y Muhammad lograron establecer las bases espirituales de las grandes civilizaciones del mundo, tuvieron como espacio geográfico común el levante, la península arábiga y todo el mediterráneo y lo contiguo a éste, desde aquí estas religiones (vías para ligarse con lo trascendente) llegaron a todo el mundo y han dado innumerables frutos, hoy mismo es la Fe monoteísta la que se muestra como opción para ésta profunda crisis humana y ecológica que vivimos a escala planetaria.

La gran paradoja está dada en que Varg Vikernes vivió un tiempo en Irak, más precisamente en la ciudad de Bagdad (que en persa medio-pahlavi, significa literalmente “Dios dio”), ahí cerquita de la mesopotamia asiática, justamente en ésa tierra donde nació la historia, donde nació la cultura humana, tierra de profetas y enviados de Dios.

Por: Leandro Hassan Bracamonte.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*